Un encuentro con luchadorxs

Una invitación que nos hizo la Secretaría de Educación y Cultura de la Federación Argentina LGBT a participar del II Foro de Educación, Derechos Humanos y Diversidad Sexual, motivan estas reflexiones acerca del marco y el sentido de nuestro trabajo.

Iniciar un proyecto de espectáculo como Príncipes… Otra historia de amor, tiene en principio varios aspectos que consideramos complementarios: en primer lugar se trata simplemente de otro espectáculo de títeres, uno que, como todos, viene elaborado y cuidado para que como tal sea apreciado: un diseño plástico adecuado, una particular dramaturgia, una propuesta de manejo de los personajes, una manera de intervenir o no los propios titiriteros en la historia, etc.

En segundo lugar, entrar a tratar el tema de la diversidad sexual en un espectáculo de títeres para la infancia nos sitúa, tengamos conciencia de ello o no, en la exploración de una frontera temática: ¿se pueden hacer estas historias para los niños? ¿Cómo las reciben, qué piensan sus padres, los maestros, la sociedad? Sin duda la existencia de la ley del matrimonio igualitario en Argentina pone las cosas en cierto contexto, pero esa no fue una de las premisas para empezar el proyecto. De no haber existido la ley, este proyecto existiría igual.

En tercer lugar, al hacer concreta nuestra apuesta por la naturalización del tema de la diversidad en el amor, por medio de la realización de Príncipes… Otra historia de amor, empezamos a transitar, también, un terreno que no es precisamente el titiritero. Se trata de un terreno recorrido ya en Argentina desde hace más de 40 años, un recorrido lleno de lucha, de sufrimiento, de estrategias y también de victorias. Al realizar este espectáculo nos reconocemos de pronto como simples aprendices, torpes y balbuceantes al lado de estos luchadores que desde hace tantos años levantan las banderas de los derechos de la comunidad LGBT, luchadores que han visto a compañerxs padecer e incluso morir en el camino. Junto a ellos simplemente tenemos mucho que aprender.

Por eso nos satisface haber compartido nuestras motivaciones en este II Foro de Educación, Derechos Humanos y Diversidad Sexual que organiza la Secretaría de Educación y Cultura de la FALGBT,  ha sido muy importante llegar a este espacio y hablar de nuestras premisas acerca del trabajo, de todo aquello que debatimos en torno al tema en la etapa de preparación de la obra, también nuestras propias inquietudes personales, las diferencias planteadas en el camino, los acuerdos tomados, las decisiones asumidas. Si bien nuestra lucha se ubicó en este terreno que amamos, el de la dramaturgia, los personajes, en ver cómo acercarnos a la infancia con un espectáculo que fuera una simple historia de amor, cómo en esta historia podía entenderse lo cotidiano y natural que es el amor en cualquiera de sus formas, no por eso nos sentimos menos comprometidos. Nos sorprenden gratamente las coincidencias que descubrimos y que son fruto de nuestro acercamiento desde el mundo titiritero: comprobamos que no es necesario ser activistas ni militantes para tener un enfoque similar, y la razón, ¡claro!, es muy sencilla: lo que valoramos y defendemos es sencillamente humano y de todos. Que algo tan evidente se haya convertido en todo un descubrimiento nos dice que hay aún mucho por andar.

En esta penúltima semana de mayo de 2012 en que nos encontramos preparando una nueva temporada para junio y julio próximos, nos sentimos honrados de haber participado de este foro realizado del 11 al 13 de mayo en Buenos Aires, donde se debatieron temas tan interesantes como La Igualdad como Paradigma Educativo, el Programa de Educación Sexual Integral del Ministerio de Educación de la Nación y El fenómeno del acoso escolar en niños/as, jóvenes y adolescentes LGBT,  Construyendo Aulas sin Discriminación, Historia del Movimiento LGBT y Experiencia de Educación en Cárceles. Nos sentimos honrados además porque reconocemos que, con toda seguridad, sin los años de lucha que lleva la comunidad LGBT por hacer valer sus derechos, lucha que les costó demasiada sangre, sudor y muchísimas lagrimas, el proyecto Príncipes… Otra historia de amor no hubiera podido ser siquiera imaginado. Nuestra total gratitud, entonces, a estxs incansablxs luchadorxs que nos permiten hoy caminar a su lado en busca de un futuro más justo, igualitario, desprejuiciado e inclusivo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: